Consejos para ilustradores: ¿mercenarios vs artistas hambrientos?

librosdiego

A continuación, reproducimos uno de los capítulos del libro ¡Gana Dinero Ilustrando! (lo que no te gusta), del dibujante uruguayo-chileno Diego Jourdan, y publicado este año por nuestra editorial.

 

1.  Cosas que me enseñó el Mundo.

gdipalahniuk

Tal vez eres un purista y sientes que trabajar para empresas comerciales o iniciativas de terceros es de mercenarios. Bueno, todo tiene un precio. La vida del “artista hambriento” tiene su gracia. Puedes vivir una existencia romántica y llena de angustia, donde “no te vendes”.

Claro, también está la parte del hambre, el frío y la intemperie; pero es tu decisión, y yo la respeto.

Estaré loco, pero por mi parte, me gusta tener un techo sobre mi cabeza, ropa cómoda, salir a comer afuera de vez en cuando, y ojalá viajar una o dos veces al año.

Y lo mejor es que la ilustración paga todo eso y más.

 

1.1 Nada es fácil.

gdicrow

Un día recibo correo electrónico de un colega que aprecio mucho. En su mensaje me dice que mi libro, Al Servicio del Cómic Internacional, hace que muchas cosas “parezcan sencillas”.

Culpable.

Ahora bien, como cualquiera que haya trabajado en dibujos animados sabe, sencillo y fácil no son lo mismo.

“Fácil” es aquello que no requiere esfuerzo. Sencillo es algo que parece simple, pero detrás de esa apariencia superficial generalmente no sólo hay muchísimo trabajo, sino años de experiencia.

Lo mismo sucede con los principios que debemos asumir para salir adelante en nuestra carrera profesional. Parecen sencillos, pero para aplicarlos debemos enfrentamos a la dura realidad de un mundo donde, si bien las circunstancias no hacen el carácter, sí lo revelan.

Cada vez que un profesional sigue adelante con su oficio sin quejarse, a pesar de bajos sueldos, largas horas de trabajo, reconocimiento nulo y otras dificultades, demuestra verdadero amor y compromiso con su vocación.

¿Mencioné que cuando leí aquel email eran las cinco de la mañana, y además estaba atravesando una gripe y un lumbago doloroso? Eso no es nada. Yo soy una “mantequita” al lado de titanes como:

gdidibujantes

  • El gran dibujante uruguayo, Geoffrey Edward Foladori (1908-1997), más conocido como “Fola”, que perdió un ojo a los veintitantos años. Siguió dibujando y construyó una carrera monumental, e internacional, que duró décadas.
  • Mizuki Shigeru (1922-2015), perdió su brazo derecho dominante durante la Segunda Guerra Mundial. Se enfrascó en aprender a dibujar con el izquierdo hasta que lo consiguió. Sus mangas se consideran clásicos inmortales de la literatura japonesa y universal.
  • Mi buen amigo Víctor “Vicar” Arriagada (1934-2012), ya de edad avanzada, se cayó un día por la estrecha escalera de su dúplex y se rompió la mano en mil partes. Se puso una venda apretada de boxeador, y siguió dibujando el Pato Donald, a pesar de una línea un tanto temblorosa que ya no lo abandonaría. Años después, durante su larga lucha con la leucemia, siguió trabajando desde el hospital. Sólo hizo una pausa cuando lo obligó… un coma inducido.

Así como ellos, nuevas generaciones de valientes colegas se entregan al oficio en circunstancias personales y externas muchísimo peores.

¿De qué te quejas?


Diego Jourdan tiene un currículum extensísimo como colaborador de distintas editoriales extranjeras, donde se ha desempeñado como dibujante, portadista, entintador y colorista en títulos como Tortugas Ninja, Transformers, Ghostbusters, Donald Duck, Uncle Scrooge, MAD, WWE, Toy Story y Lego, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *